Noticia Número 1

Durante meses la familia Martínez, asentada en un suburbio de Los Ángeles, pasó un auténtico calvario. Pero la picazón que empezaron a sentir dos años después de entrar a vivir a su apartamento de alquiler que estaba infestado de chinches, les ha valido ahora una recompensa millonaria. Un jurado ha fallado que la compañía que gestionaba la vivienda les pague 1,6 millones de dólares por los daños sufridos. Su abogado asegura que es la mayor indemnización a una sola familia por una demanda relacionada con una plaga de chinches.

Los problemas comenzaron en 2012, dos años después de que la familia Martínez alquilara un apartamento en el 10131 en Inglewood, gestionado por la compañía Amusement Six Apartment LLC. De pronto comenzó la picazón y las ronchas rojas que detectaron en su hijo Jorge, que entonces tenía tres años. Sin saber de qué se trataba llevaron al niño a urgencias y descubrieron que se trataba de chinches contó Liliana Martínez, la madre del niño en declaraciones al New York Times.

Al conocer la causa de la desazón de su hijo la familia contactó a la empresa para que fumigara el apartamento. Sin embargo el pequeño Jorge y su hermana de tres meses continuaron sufriendo los picotazos durante cuatro meses hasta que, después de varias quejas, finalmente retiraron la moqueta que cubría todo el suelo del apartamento. La familia interpuso una demanda civil por negligencia y daños emocionales.

“Fue muy estresante, fue muy duro ver a mi hijo pasar todos esos picores y sangrando”, señaló Liliana Martínez en declaraciones recogidas el canal local ABC. Al niño, que actualmente tiene ocho año, le han quedado cicatrices de los picotazos que padeció. Esta semana un jurado de Alhambra, en California, falló en su favor y reclamó una compensación de más de 1,59 millones de dólares por una demanda civil.

Leave a comment